lunes, 19 de mayo de 2008

El organismo humano, el ejercicio físico y la termoregulación

El organismo humano es homeotermo (mantiene una temperatura interna estable) a pesar de las variaciones que en este sentido tiene el medio exterior. Por ello existen una serie de mecanismos termo-regulatorios que permiten tanto la producción como la eliminación de calor, para de esta forma adaptarse correctamente al medio exterior y mantener la temperatura interna dentro de unos límites aceptables. De ahí que el hombre sea capaz de mantener su estabilidad térmica en ambientes fríos (como los paises nórdicos o árticos, aunque sea con ayuda de vestimenta) y también en ambientes calurosos como el desierto y los paises cercanos al ecuador.

Pero hay ocasiones en las que las necesidades fisiológicas chocan con aquello que queremos o tenemos que hacer. Me explico. En una situación de ejercicio físico o incluso en un ambiente caluroso, se produce una situación de choque debida a:

1. El hecho de que nos encontremos en un ambiente caluroso va a forzar los mecanismos de termo-regulación para que prime lo que es la eliminación de calor. Con ello aumenta la circulación de sangre a nivel de la piel para que de esta forma se elimine calor al medio, y
aumenta la transpiración para que con la evaporación del sudor se pierdan grandes cantidades de calor (la evaporación del sudor es el medio más eficiente que tiene el hombre para eliminar calor). Esta situación choca de alguna manera con las necesidades del ejercicio físico, ya que sangre que habitualmente va a la musculatura activa para aportar principalmente oxígeno para la producción de energía, es 'desviada' en este caso al territorio cutáneo y como consecuencia de ello se produce una disminución del rendimiento físico. Está bien documentada la disminución del rendimiento físico en pruebas de corte aeróbico (de media o larga duración) cuando la temperatura ambiente es elevada.

2. El ejercicio físico trae consigo un aumento de la utilización de energía química para convertirla en energía mecánica y con ello en movimiento. Pero la eficiencia de este cambio de forma de energía es relativamente baja; Sólo el 25% de la energía química se transforma en energía mecánica, y nada menos que un 75% es desaprovechada en ese intento de generar movimiento y se convierte en calor. De ahí que el ejercicio físico es una fuente de calor 'impresionante' y si bien en condiciones climatológicas frías es un gran aliado en el mantenimiento de la temperatura corporal (el erizamiento de los pelos de la piel supone un aumento del trabajo muscular y los escalofríos son otra forma de aumentar el trabajo muscular y con ello la generación de calor), cuando se trata de realizar ejercicio físico en condiciones de calor, se convierte en un elemento contrario a las necesidades de formación de energía del momento. Lo ideal en estas condiciones de calor sería disminuir al máximo posible el metabolismo, lo que supone estar en reposo; en este sentido hay recomendaciones por parte del Colegio Americano de Medicina del Deporte de que se suspendan las pruebas populares de atletismo de fondo (estilo medias maratones o incluso maratones) cuando las condiciones climáticas no sean benignas.



Cara a disminuir este 'choque' entre el deseo y los requerimientos fisiológicos, se establecen pautas referidas principalmente a cuidar la hidratación (con el fin de evitar la deshidratación que puede traer consigo la sudoración profusa), la vestimenta (con el fin de no impedir el intercambio de calor entre la piel y el medio),... Y en los últimos tiempos se están utilizando en el deporte de alta competición los llamados chalecos refrigerantes o cool vest, que permiten generar una especie de microclima alrededor del deportista. Tanto Nike con su anunciado Precool Vest que podemos ver en el blog de Vitonica, como ArcticHeat con su Cool Vest que comercializa en España Biolaster consiguen que la piel del tronco esté en contacto con una superficie fría, con lo que mejora de forma significativa la eliminación del calor por conducción, disminuyendo la necesidad de sudoración y mejorando el rendimiento.