miércoles, 26 de marzo de 2008

Vestimenta y Rendimiento Deportivo

El Rendimiento Deportivo está ligado a la combinación de múltiples parámetros, pero con el fin de simplificar nos vamos a centrar en un par de ellos que son realmente importantes en los deportes individuales y que pueden tener relación con la vestimenta, que es el objetivo de este post; la capacidad de generar trabajo físico y la capacidad de convertir el trabajo físico en rendimiento.

La vestimenta puede influir en la capacidad de generar trabajo, y como mínimo hay 2 alternativas que posiblemente desarrollemos con más profundidad en el futuro:

1. Vestimentas con capacidad irradiante, ionizante o ionizada, que comenzaron hace unos años con un tejido japonés denominado 'Photon Platino' y que dio lugar a toda una gama de camisetas, 'calentadores',... realizados con este material y últimamente ha irrumpido con fuerza en el mercado una marca neozelandesa (Canterbury) que ha sacado toda una gama de ropa basada en el tejido que han denominado 'IonX'. Teóricamente estas prendas producen una mejora del rendimiento en base a una mejora de la circulación sanguínea periférica, lo que da lugar a un aumento en la capacidad de trabajo y una mejora en la recuperación del ácido láctico.

2. Vestimentas con función térmica. Se trata principalmente de ropa que ayuda a refrigerar (también pueden calentar) el organismo, ya que en el curso de la actividad física hay una producción de calor muy importante (la conversión de energía química en mecánica tiene un rendimiento limitado al 25-30% con lo que el resto de la energía se convierte en calor) que en situaciones climatológicas adversas puede dar lugar a un aumento progresivo de la temperatura central de nuestro organismo, suponiendo una causa bien objetivada de disminución del rendimiento físico. Estas prendas (principalmente de la parte superior, denominadas 'cooling jackets' o 'cooling vests') son enfriadas previamente en agua fria o en un congelador (disponen de un gel especial) lo que les permite mantener posteriormente la temperatura durante un par de horas, con lo que ayudan a mantener la temperatura corporal más baja y con ello mejora el rendimiento físico. Se comenzaron a utilizar por los deportistas australianos en la Olimpíada de Atlanta y poco a poco se va generalizando su uso. Se espera que en la Olimpíada de este Año en China, la utilización de estos sistemas sean mayoritarios en algunas disciplinas deportivas.


La vestimenta puede mejorar la conversión del trabajo en rendimiento. La energía mecánica o trabajo generado por el deportista es utilizado en vencer una serie de resistencias al avance, resistencias que pueden variar ligeramente de unos deportes a otros, pero que ciñéndonos a los objetivos de este post podríamos limitarlos a la Resistencia de Rozamiento o Rodadura, Resistencia Aerodinámica o Hidrodinámica y Resistencia a la Gravedad. La vestimenta deportiva creada específicamente para la mejora del rendimiento incide en la resistencia aerodinámica o hidrodinámica. La disminución de este factor que se opone al avance dek deportista da lugar a que con un menor trabajo se mantenga la velocidad (lo que supone un menor porcentaje relativo cuando se trata de velocidades submáximas, dando lugar a un menor desgaste energético y a un aumento del tiempo límite mantenible), mientras que el mantenimiento del trabajo da lugar a un aumento de la velocidad.
La utilización de este tipo de vestimentas especiales, se utilizan entre otros, en los siguientes deportes:

A) En el atletismo. Dado que la resistencia aerodinámica aumenta exponencialmente según aumenta la velocidad, son las especialidades de corta duración las que son más susceptibles de aprovechar mejor esta característica. Se han utilizado prendas con tejidos especiales principalmente en las pruebas de velocidad.

B) En el Ciclismo. El hecho de que la velocidad del ciclista de competición en pruebas llanas sea elevada, convierte a la Resistencia Aerodinámica en la resistencia al avance más importante con muchísima diferencia (llega a suponer más del 90% de la resistencia total). Aparte de lo que son aditamentos aerodinámicos (casco, botines,...), dessde hace años se le da importancia al tejido con que está elaborado el maillot o el 'buzo' de competición en pruebas contrarreloj, con el fin de que el flujo de aire sea laminar, evitando las turbulencias.

C) En la Natación. En este caso se trata de la resistencia hidrodinámica la que hay que vencer, y el desarrollo de materiales especiales para la confección de los bañadores es contínuo desde hace unos años. La irrupción hace un poco más de un mes de un nuevo tejido en la confección de los bañadores Speedo LZR Racer, ha supuesto que desde entonces se hayan batido nada menos que 11 récords del mundo ha supuesto un 'boom' ya que tal número de marcas en tan poco tiempo es algo extraordinario y además la mayor parte se han relacionado directamente con la disminución de la resistencia hidrodinámica ligada a estos nuevos bañadores, aunque hay quien achaca parte de esta ventaja a un aumento de la flotabilidad que aporta. Sólo nos falta esperar unos meses para comprobar la evolución que puede aportar la competencia a Speedo para recuperar el terreno perdido, o incluso superarlo.

1 comentario:

wozeurey dijo...

I am doing research for my university thesis, thanks for your great points, now I am acting on a sudden impulse.

generic paxil